11/7/18

CCR TIC: 10 años. Testimonios de docentes participantes. Prof. Eva Liendo.


La Escuela Domingo Faustino Sarmiento se encuentra ubicada en el Paraje Potro Muerto, al norte del departamento Unión. Muchos de sus estudiantes recorren varios kilómetros de distancia para llegar a clases, pero lo hacen con alegría y ganas de aprender cada día algo nuevo junto a sus compañeros y maestras. ¡Ni siquiera el frío clima invernal los detiene! 

Esta escuela rural, además de brindar educación a los niños de la zona, cumple una función social de gran relevancia para la comunidad toda, tal como ocurre con otras instituciones educativas de similares características. Aquí se desempeña profesionalmente la docente Eva Liendo, que en su afán por aportar lo mejor a sus estudiantes, un día se preguntó: ¿Cómo superar las limitaciones de las zonas desfavorables para integrar tecnologías digitales en clase?  ¿cómo puedo acompañar las trayectorias escolares de mis estudiantes en los días de lluvias? ¿Cómo hacer cada vez más partícipes a los padres de los aprendizajes de sus hijos? ¿A mis colegas docentes de la zona les inquietará lo mismo que a mí?

En la búsqueda de posibles respuestas a sus inquietudes, en el Aprendizaje Móvil y de la mano del CCR TICpudo encontrar algunas de ellas. Otras, las pudo ir resolviendo a medida que profundizaba en su desarrollo profesional y fue ganando autonomía para buscar y encontrar aquello que necesitaba, de manera situada y personalizada, tal como es el aprendizaje y la enseñanza en sus clases. 

Eva tenía muy claro que en la actualidad, las tecnologías digitales movilizan el interés de los niños y forman parte de  su cotidianeidad. Es así que decidió formarse en esta temática, desde el convencimiento que integrar dispositivos móviles en sus clases causaría un impacto positivo en diferente aspectos de su propia práctica, y particularmente en el proyecto institucional sobre lectoescritura en que ya se encontraba trabajando. 

 En el año 2016  participó de una propuesta formativa ofrecida en Noetinger en el marco del Proyecto DiME (Dispositivos Móviles en Educación), a cargo de la Docente Formadora Florencia Giletta, en la sede del  Instituto Superior de Formación Docente “Victoria Ocampo”.


Esta instancia de su desarrollo profesional brindó a Eva la solvencia técnico-pedagógica necesaria para enriquecer el proyecto llamado Libros en movimiento”, que se hizo extensivo a otras instituciones  con el objetivo de mejorar las dificultades (en relación a la lectoescritura) de los niños que asisten a escuelas rurales y que carecen de los estímulos y/o acompañamiento necesarios durante este complejo proceso. 

Como instancia superadora a la implementación escolar, se sumaron al proyecto docentes de otras seis escuelas rurales de la zona, a quienes Eva compartió la experiencia, los conocimientos y habilidades adquiridas en el marco del Proyecto DiME. Producto de esta actividad interinstitucional, las docentes intercambiaron experiencias áulicas y realizaron los ajustes pertinentes, considerando la realidad y contexto de cada escuela. 

Esta es una práctica común en la ruralidad escolar (compartir, socializar, ser generosos y solidarios con los docentes noveles)  y que en la actualidad, con la potencialidad comunicativa y colaborativa de las tecnologías digitales, se puede acrecentar aún más. 

El proyecto “Libros en movimiento” comenzó con la selección de libros y la realización de una agenda digital. Prosiguió con la lectura de los mismos, interpretación, ilustración y desarrollo de videos utilizando diferentes apps educativas y recursos TIC. 

Eva relata: “Necesitaba encontrar soluciones para no perder clases los días de lluvias intensas, y pensé en hacer partícipe a los padres de los aprendizajes de sus hijos. ¡El uso de los celulares resultó lo más efectivo!. Así fue que comenzamos a utilizar diferentes apps que permitieron leer y escribir (“Mi libro mágico”, por ejemplo); que los papás instalaron y tienen disponibles en sus celulares. De este modo, la familia se involucra y participa activamente, y pueden apoyar los aprendizajes de los niños". 

Pronto se hizo evidente que sus clases se volvieron más creativas, dinámicas y efectivas ya que la inclusión de herramientas y apps educativas posibilitaban la realización de actividades alternativas, y esto repercutía en mejores aprendizajes. Por otra parte, estas estrategias estimularon a los estudiantes y a sus padres a una participación activa, colaborativa y enriquecedora para todos. 

Como emergente de estas actividades, las familias comprendieron  la importancia que tiene la integración de TIC para el desarrollo de las actividades educativas, y contribuyeron a mejorar las tareas de los niños en sus hogares a modo de apoyo a lo que se hace en la escuela.

Los logros han sido concretos y significativos: los niños mejoraron la lectura, escritura y fonética, el trabajo en equipos favoreció la convivencia escolar, se optimizó la atención y concentración, se despertó el interés de los estudiantes por aprender contenidos nuevas, se fortaleció el vínculo escuela-familia-comunidad. 

Utilizando dispositivos móviles pude ludificar mis clases, pero no para entretenimiento (como los niños generalmente los usan) sino con claras finalidades educativas. Mis estudiantes escucharon cuentos, observaron imágenes, discriminaron sonidos, ilustraron, todo mediante apps y juegos interactivos, ¡y mucho más!  Y lo seguiremos haciendo, ya que los resultados obtenidos fueron ampliamente satisfactorios"; culmina su relato. 

A todos los participantes de esta valiosa experiencia, nuestras sinceras felicitaciones, ¡y sigan adelante!lo están haciendo muy bien...