16/7/18

CCR TIC: 10 años. Testimonios de docentes participantes. Prof. Diana González


La profesora Diana Andrea González se desempeña profesionalmente como docente de 6to grado en el Centro Educativo "Bartolomé Mitre" de la Ciudad de Córdoba, Barrio Residencial Olivos, en el espacio curricular Ciencias Sociales

Ante el creciente avance de las TIC en contextos educativos, consideró que había llegado el momento de realizar algunos cambios en sus prácticas como docente. Sintió la necesidad de conocer nuevas metodologías y recursos para que sus estudiantes aprendan de una manera más actualizada y acorde con sus necesidades, inquietudes e intereses. Su vocación docente y el compromiso que siente al educar la motivaron a buscar instancias orientadas al desarrollo profesional con el objetivo de ampliar sus conocimientos, saberes y habilidades.

Diana comparte su relato:"Desde el año pasado incorporé al celular en mis clases. A pesar de que en la institución no se permitía que los alumnos concurrieran con ellos, los niños de todos modos los traían y a escondidas, los utilizaban para mandarse mensajes durante la clase o sacarse fotos para subirlas a las redes. Era una realidad innegable, ya no se podía tapar el sol con la mano y mirar para otro lado...”.

En lugar de resistirse y prohibir, decidió exponer su punto de vista en la Dirección, donde fue escuchada y comprendida. Posteriormente, realizó una reunión de padres donde explicó de qué manera se trabajaría con el celular en las clases. 

Paso seguido,  con los estudiantes se definieron las normas en que se enmarcaría este permiso. Algunas de estas normas fueron: el celular sólo se sacaría de la mochila cuando la docente así lo indicara; cada estudiante se haría responsable del cuidado del mismo en caso de pérdida y/o deterioro; las fotografías y filmaciones deberían vincularse con lo trabajado en clases, y en horas de clase no se permitiría el uso personal de las redes sociales. Todos eran responsables del cumplimiento efectivo de estos requisitos, y en caso que no se respetaran, la propuesta de integrar a los celulares en clase quedaría sin efecto.

Continúa relatando Diana: "Comenzamos de a poco, poniendo a prueba la propuesta...usábamos el diccionario, la calculadora, realizábamos búsquedas de información ante alguna duda que pudiera surgir, registrábamos actividades, entre otros usos diarios. ¡Pero con el correr de los días,  los chicos comenzaron a demandar cada vez más! Así que creamos un correo electrónico  en donde les enviaba  y recibía las actividades a desarrollar, y también diseñamos un blog donde se cargaban diferentes páginas web vinculados con los temas que estábamos viendo, para consulta y ampliación de contenidos.

Como paso siguiente al uso del email, se creó un grupo de WhatsApp, donde los estudiantes realizaban capturas de pantalla, compartían dudas e inquietudes, se pasaban pistas y datos. Este grupo era administrado por ellos y para utilizarlo, también se pautaron reglas importantes como el horario, el buen trato, que sería usado solamente para cosas de la escuela, no se recibían audios (lo cual me permitía corregir su ortografía). En palabras de los padres: “Seño, los chicos aprendieron a comunicarse mejor entre ellos”.

El curso virtual sobre uso educativo de dispositivos móviles (#DIME2018) ordenó y amplío mis conocimientos y experiencias, que hasta este año, habían sido bastante intuitivas, basadas en lo que a mi me parecía que estaba bien, y con la ayuda incondicional de los chicos. 

Por ejemplo, el curso me brindó los conocimientos necesarios para incluir a mis clases el trabajo con las apps QR Droid, Google Maps y Google Earth, que en mi espacio curricular, son muy útiles y valiosas.

Una de las actividades que realizamos es la siguiente: asignaba a cada equipo de chicos un país de América, luego entregaba un código QR con la actividad y, en otro color, dos códigos más que los guiaban a páginas web de turismo. Cada equipo debía buscar información relevante para luego realizar un folleto turístico. Ellos mismos organizaban roles, y sabían qué dispositivo móvil usar según la necesidad. Por ejemplo, hacían diferentes capturas de pantalla con el celular, las enviaban al correo electrónico, las descargaban y con las netbook diseñaban el folleto. 

Durante esta actividad, los mismos estudiantes sugirieron que en la escuela se expusiera  un mapa con los códigos QR de cada país trabajado, para que otras personas pudieran recorrer y visitar,  y un cartel con el nombre de las apps que se utilizan para leerlos. En el turno noche funciona un Centro Educativo Nivel Medio para Adultos, y esta propuesta generó curiosidad e interés en ellos. ¡Fue una gran idea!

Con Google Earth emplearon la pizarra digital, que recibimos en el marco del Programa Primaria Digital. Cada equipo pasaba y buscaba algún país limítrofe  para recorrer su frontera, los estudiantes propusieron recorrer los países de los folletos porque se apreciaba mejor en la pizarra.

Por todo esto y mucho más, creo que es indispensable la integración de las tecnologías digitales en el aula. Los aprendizajes resultan más significativos para los estudiantes, comparten vivencias, trabajo colaborativo  entre pares y con estudiantes integrados. Los chicos comprenden que en la escuela deben hacer buen uso de los dispositivos móviles, especialmente porque el celular ya no es solo un objeto que sirve para comunicarse con amigos en las redes sociales, sino que también apoya sus aprendizajes”.

Es necesario que los docentes se formen, salgan de su zona de confort y  superen su miedo o resistencia. Un estudiante nos puede explicar muy bien el uso de los celulares, pero sólo el docente podrá hacer un recurso didáctico de los mismos.

Son los docentes quienes, a partir de la necesidad de protagonizar prácticas innovadoras, deben  propiciar  estrategias que permitan un aprendizaje significativo en los estudiantes,  teniendo en cuenta  los recursos existentes en la escuela. Se trata, también de lograr una  confluencia entre tecnologías tradicionales (el libro, la tiza, el pizarrón…) y las nuevas (celular, netbook, pizarra digital…), a fin de enriquecer las experiencias formativas que se ofrecen a los  estudiantes.

Finalmente, agradezco a la Docente Formadora María Noel Dominguez que me guió en esta nueva e inolvidable experiencia, y felicito al Centro y Red de Capacitación y Recursos TIC por sus 10 años de existencia, acompañándonos en nuestro desarrollo profesional, porque las docentes podemos ser muy inquietas e intuitivas pero necesitamos de pares más capacitados que nos guíen, actualicen y ayuden a ser docentes del S XXI", concluye Diana su relato.